Gracias a ti, persona que está leyendo esto, tengo las ganas y la inspiración para hacer de mis sueños palabras, GRACIAS :)

lunes, 23 de enero de 2012

Capítulo 18 #

De nuevo, el sol se alza en los cielos de Reino Unido. Un rayo de sol, que venía desde fuera, me daba en los ojos, y desperté. Al estirarme, noté la ausencia de Louis a mi lado. Así que me levanté sobresaltada. Me calcé las zapatillas y bajé escaleras abajo para buscarle. Llegué a la cocina y allí estaba, aún sin camiseta, con una gran sonrisa matutina.
- ¡Buenos días pequeña! - Me dijo mientras terminaba de colocar un vaso de zumo en la mesa.
- ¿Lo has preparado tú todo? - Miré sorprendida la mesa.
Había varios platos, con huevos fritos y bacon. Zumo de naranja en dos vasos, y pan tostado. Sonrió al oír mi comentario, y se dio la vuelta para coger algo de la encimera. En ese volteo, me dio la espalda, y yo me quedé empanada mirándole. Era tan perfecto, que no os lo podríais ni imaginar. Me volví a ruborizar cuando él me miró y me pilló empanada en su cuerpo. Rió al verme colorada, y me dio un paquete.
- ¿Qué es? - Dije mientras dejaba el trozo de pan que había cogido en el plato.
- Tú ábrelo. - Sonrió y bebió de su vaso.
Me moría de la curiosidad, así que no tuvo que decírmelo dos veces. Abrí el paquete, al principio quise tener cuidado, pero con tanta precaución ni lo abría, así que me puse histérica y lo abrí a la fuerza con las carcajadas de Louis de fondo. Me quedé pasmada. Eran varias entradas para el parque de atracciones de Harry Potter. Las miré, una, dos, tres, cuatro, cinco veces. Después miré a Louis, sonriendo de oreja a oreja, y miraba a ambos alternativamente. Salté de la silla y fui directa a abrazarle. Él no se negó, y me atrajo a él con una sonrisa.
- ¿Cómo sabías que quiero ir? Y-y-y-y ¿por qué me las has regalado? - Dije, emocionaba, estaba tan emocionaba que me temblaba hasta la voz.
- Jajajajajaja, mañana es tu cumpleaños, ¿cierto? - Me preguntó con una sonrisa. Me limité a asentir con la cabeza. - Ana me lo comentó hace unos días, y oír hablar a Lucía con Liam, diciendo que podíamos ir todos antes de marcharos a España, así que... - miró el paquete, después clavó sus ojos sobre los míos - aquí tienes tu primer regalo de cumpleaños adelantado.
- ¿Primero? ¿Qué quieres decir? - Dije riendo.
- ¡Pues que habrá más! Jajajajajaja.
- Bobo.
- No soy bobo, soy Boo Bear.
Reí al oírle, y me senté de nuevo en la silla para terminar el desayuno. Él hizo lo mismo, sentándose a mi lado. Reímos y charlamos durante todo el desayuno, realmente hoy me había levantado de buen humor. Nah, para qué engañaros, él me hizo levantarme de buen humor, feliz.
- ¡Hoy es el primer día de tres geniales días! - Dijo él con una sonrisa. - Voy a vestirme entonces, y ahora vamos a la playa, ¿te parece? - Asentí con la cabeza. Tenía la boca llena de pan y bacon en ese momento - Que aproveche - me dio un beso en la frente y salió corriendo hacia el piso de arriba.
Yo estaba atónita, mañana era mi cumpleaños, lo pasaría en la playa con mi mejor amigo, me había regalado unas entradas para el parque de atracciones al cual quiero ir desde que era pequeña, y para el colmo, ¡todavía había más regalos! Era todo perfecto. Terminé de desayunar y subí a la habitación. Louis acababa de salir de la ducha y ya estaba medio vestido. Llevaba unos pantalones beige de pitillo, unos zapatos negros, y se estaba poniendo un polo blanco con rayas azules y negras. Estaba guapísimo. Yo por mi parte no quería desentonar, así que como íbamos a estar en la playa, cogí un vestido estrecho por la parte del pecho, y más ancho de cintura para abajo, no muy largo, verde, y unas sandalias. Entré en el baño y allí me cambié. Me lavé los dientes, y me hice una coleta alta. Hoy no quería llevar el pelo suelto. De nuevo sonreí a mi reflejo en el espejo y salí. Y allí estaba esperándome Louis. Con esa sonrisa tan bonita que él tenía. Le sonreí, dejé las cosas encima de la cama y ambos bajamos por la escalera. Salimos de la casa y nos dirigimos a la playa. No había nadie, estaba desierta. Sonreí al sentir la brisa marina en mi piel, y sentí unas manos que me abrazaban por detrás. Sonreí.
- Es bonito todo esto, eh. - Dije.
Pero apenas había terminado de decirlo, cuando sentí que una de las manos pasaba de la cintura a las piernas. Louis me elevó entre sus brazos, y tenía intenciones de llevarme al agua. Entre risas conseguí quitarme las sandalias, y él ya se había quitado también los zapatos. Intenté resistirme, pero él podía conmigo. Los dos entramos en el agua, bastante fría por cierto, y allí comenzamos una guerra acuática por el poder de poder salir del agua sin estar empapado. Pero ese mérito se desvaneció, porque al cabo del rato ambos estábamos totalmente empapados. Pero no paré de reír en todo ese rato, y él tampoco. Me percaté de que un grupo de chicas venía hacia nosotros, y me dio vergüenza seguir haciendo el idiota como hasta ese momento con Louis. Le dije que después continuaríamos y salimos del agua. Pero aún así, las chicas se nos acercaron.
- ¿T-t-t-t-t-tú eres-s-s Lo-Louis Tomlin-linson? - Dijo una de las chicas. Parecía que cuando Louis le contestara se iba a poner a chillar, y todas las demás chicas tenían la misma expresión facial.
- Jajajajajaja, ¡sí! - Contestó Louis con una gran sonrisa.
- ¡AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH! - Esa fue la respuesta de aquellas chicas. Yo comencé a reír, y se percataron de mi presencia.
- Y tú, ¡tú eres la novia de Zayn Malik! - Dijo otra de las chicas.
- Sí, jajajajaja. - Contesté. ¿Tanto se había extendido mi fama? Apenas lo podía entender, pues nunca me topé con fans cuando salía a dar paseos con Zayn. Aunque eso ahora era lo de menos.
- Yo me llamo Mary. - Dijo la chica que anteriormente había preguntado por la identidad de Louis. - Ellas son Alicia, Andy, Eider, Haizea y ... - Miró hacia todos lados - Vaya, se me ha perdido una - reímos. Todas nos habían saludado tras oír sus nombres, y la verdad es que me parecían todas muy majas. Pero Eider y Haizea...Eider y Haizea...me llamaba la atención esos nombres, porque me resultaban familiares.
- Eider...y...Haizea...- susurré- ¡Ah claro! ¿Vosotras sois amigas de Olatz, verdad? - Sonreí a las chicas en cuestión.
- ¡Sí! Ah claro, ¡ya recuerdo quién eres! Olatz me ha hablado mucho de ti. - Contestó Eider, devolviendo la sonrisa.
- ¡Ah es cierto! Ya sé quién eres. - Añadió Haizea, también sonriendo.
- Jajajaja, de vosotras también me ha hablado mucho.
- Anda, si en el fondo os conocíais y todo. - Añadió Louis con una sonrisa.
- Os...os...os importaría que...¿nos hiciéramos unas fotos con vosotros? - Repuso Andy.
- ¡Claro que no! De echo sería raro que no lo pidierais. - Reí.
Las chicas empezaron a ponerse en corro al lado de Louis, mientras una de ellas me tendía una cámara de fotos y yo les iba haciendo el reportaje fotográfico. Creo que hice alrededor de 40 fotos. Conmigo también querían fotos, así que por un tiempo yo dejé de ser la fotógrafa y fui la fotografiada. La verdad, nunca me había gustado que me hicieran fotos, pero estas chicas se las merecían. Tras terminar el reportaje de fotos, nos invitaron a comer, pero Louis comentó que sería mejor no alejarnos mucho de donde estábamos, pues así las fans no nos agobiarían. Las chicas asintieron con la cabeza, pero se notaba que tenían aires de tristeza.
- ¿Por qué no venís a cenar? - Dije sonriendo.
- ¿En serio podemos? - Gritó Mary.
- ¡Claro! Venid, venid. A las 8, ¿os parece? - Dijo Louis.
- ¡Estaremos encantadas! ¿Pueden venir dos chicos amigos nuestros? - Comentó Alicia.
- ¡Claro! Que vengan, que vengan. - Sonreí.
Las chicas se despidieron de nosotros, y yo decidí ir a la casa a cambiarme, y a preparar la casa para una noche que marcaría un punto importante en mi vida.
Tras toda la tarde preparándolo todo, cayó la noche en esta parte del planeta y al poco tiempo las chicas estaban en la puerta. Aparecieron con dos chicos, que se llamaban James y Oliver. Cenamos tranquilamente, entre risas y risas. Realmente fue una velada muy agradable. Al terminar de cenar, James propuso jugar a la botella. Y nadie mostró signos de estar en contra. Mary cogió una de las botellas vacías que había en la mesa. Todos nos colocamos en círculo, y yo quise sentarme al lado de Eider y Haizea. Louis se sentó al lado de Mary, por petición de ella. Echamos a suertes quién empezaba, y le tocó a Oliver. A Oliver con Andy. Ambos no quisieron negarse a besarse, pues si había una negación, según acordamos antes de empezar, había que desprenderse de una prenda de ropa. Los dos se besaron y todo su alrededor estalló en chillidos, silbidos y aplausos. Tras Oliver tiró Mary. Y a ella le tocó con quien menos quería que le tocara. Con Louis. Intenté disimular, chillando y silbando como hacían los otros, pero realmente no me hacía gracia que se fuesen a besar. Ninguno de los dos se negó. Y pasó. Se besaron. A mí esa imagen me hacía daño, no porque no fuese tierno, si no porque mi corazón no quería soportar eso. Sólo vi hasta que Mary agarró suavemente la cara de Louis. No vi nada más. Pero por los comentarios de los demás había sido muy bonito verles. Yo no sabía que me estaba pasando, pero tenía ganas de hacer algo.
- ¡Me toca! - Grité.
Todos rieron, y miré a Louis. Ya se había incorporado en su sitio y estaba sonriendo, como siempre. Giré la botella, y justo en el momento en que ésta comenzó a girar, me arrepentí. Tenía un pensamiento en la cabeza que no era propio de mi, y menos en la situación que yo estaba. Pero lo echo estaba echo. La botella giró rápido al principio, y fue bajando la intensidad conforme más vueltas daba. Paró. Paró y señaló sin dejar ninguna duda a una de las personas sentadas a su alrededor. Miré nerviosa la trayectoria de la flecha que marcaba la punta de la botella, y quise que no fuese esa persona. Cualquiera menos esa persona.

2 comentarios:

  1. *_* me encanta me la acabo de leer toda la nove enterita por favor síguela aquí tienes una nueva seguidora que lo sepas

    ResponderEliminar

¿Te gustó? ¡Comenta!